crisis-economica

¿Cuándo acabará la crisis económica mundial?

Esta es una pregunta que venimos planteándonos desde 2008 cuando comenzó la crisis y más aún a partir del 2010, año de su cúspide. Por desgracia, hasta el momento el fin no es visible y solo podemos realizar algunas conjeturas sobre su futura resolución.

Teniendo en cuenta que la crisis económica mundial empezó tras el explote la burbuja del sector inmobiliario de Estados Unidos y el consecuente quiebre de entidades bancarias afectadas por esta, podemos decir que el fenómeno no podrá ser resuelto de forma individual por cada país, sino a partir de la cooperación y el comercio abierto por medio de una economía transparente.

La variación del precio del petróleo como principal fuente energética mundial también tuvo gran influencia en el establecimiento de la llamada recesión. Cuando muchos países cayeron y declararon un crecimiento económico negativo, otros como España lograron frenar la caída solo gracias al enorme desempleo resultante.

 

Los cambios políticos son factores de la crisis económica mundial

En varios países se habla de sustituir el petróleo por energía alternativa, fomentando nuevos empleos y estabilizando la deuda externa. Para otros, la solución se haya en cambios socio-económicos que ataquen la raíz del problema en los países del primer mundo, ya que este se inició en dichas naciones.

Sin embargo, cualesquiera que sean las soluciones planteadas para terminar con la crisis económica mundial, todo dependerá del estatus político existente. Un partido de derecha tomará medidas de recuperación focalizadas en las empresas, mientras que los de izquierda volcaran el presupuesto en beneficio de las clases pobres. Ambos pueden estar errados y tener razón al mismo tiempo, demostrando con ello que la política muchas veces rompe el flujo de la economía.

Por otro lado, sectores como la agricultura han visto un resurgimiento como modo de suplantar importaciones y gastos. Otros, como la construcción y el turismo, decayeron y solo en estos últimos 5 años podemos hablar de un renacimiento como señal de esperanza.